De vuelta...

de un mundo diferente!!!!

Sin duda alguna la isla de Taiwán hace honor al sentimiento de orgullo que tienen por hacer las cosas bien: Taiwan Excellence. No hay rincón dónde no se aprecie la calidad que atesoran a la hora de hacer cualquier cosa, no sólo tecnología. Ya sea un rascacielos, una escalera, el packaging de sus famosos "pinneaple's cakes"...todo respira una atmósfera de querer hacer las cosas buscando superarse en cada iniciativa. Sorprende, y mucho, como siendo parte de "la otra China" se parece más al saber hacer de Japón. Una isla perdida en el Pacífico, de apenas 380km por 145km, con las dificultades que ello conlleva, no impide que sea un país más avanzado que muchos otros del mundo. Y los taiwaneses si que superan la excelencia: es un país limpio, respetuoso, educado, con una cultura universitaria muy elevada, bondadosos...y podríamos decir mil cosas más!!! Nuestra aventura concluye con un alto nivel de satisfacción, y cada día queda menos para que vea la luz nuestro próximo proyecto.